Guatemala llega al espacio a través del satélite Quetzal 1

0
1810

Más de 100 estudiantes y académicos de la UVG participaron en el proyecto.

Jenniffer Marroquín

Ciudad de Guatemala, 6 mar (AGN).- El satélite Quetzal 1 es el sueño que se convirtió en realidad y llegará al espacio cargado del tesón, perseverancia y determinación de estudiantes y académicos que se propusieron llevar el nombre de Guatemala a lo más alto.

Hoy se tiene previsto su transporte a la Estación Espacial Internacional (EEI) a las 22:49 horas de Guatemala, desde Cabo Cañaveral, Estados Unidos. Su llegada a la EEI tomará dos días y un mes después será lanzado en órbita.

“Lo que demuestra este proyecto es que se pueden hacer las cosas, por difícil o ilusas que parezcan. Si la gente se lo propone, si le pone ganas y trabaja duro, se puede”, expresó Víctor Hugo Ayerdi, director de Ingeniería Mecánica de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG).

El inicio de un sueño

Todo comenzó en 2012, cuando cinco estudiantes de la UVG participaron en Texas, donde simularon una misión espacial. Ahí se prendió la chispa de un sueño que, para muchos, sería imposible: que Guatemala pudiera tener su primer satélite.

Cuatro alumnos iniciaron con el proyecto del satélite CubeSat y, al final de este, más de 100 personas, entre alumnos, académicos y profesionales de la ingeniería, hicieron sus aportes para que este sueño se concretara.

En 2017, el satélite se presenta a un concurso de la Naciones Unidas y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (Jaxa), donde resulta ganador, y el premio fue que sería lanzado al espacio.

El premio al proyecto ganador fue que sería lanzado al espacio. /Foto: Universidad del Valle de Guatemala.

Cambiando paradigmas

“El éxito es fracasos”, expresó Ayerdi, definiendo el camino que los llevó hasta este 6 de marzo, en que aprendieron un proceso que estuvo plagado de errores, pero no se detuvieron hasta alcanzar su meta.

Aunque el satélite tendrá un tiempo máximo de vida útil de seis meses, sus beneficios serán a largo plazo, transformando no solo la mente de las futuras generaciones y que estas se interesen más en la ciencia, sino cómo Guatemala pueda colocarse en la mira de inversionistas que busquen talento y productos para la industria aeroespacial.

“Con esto motivamos a las generaciones siguientes y potencializamos las capacidades y mostrando que tenemos mucho que ofrecer como país; y aprendamos que si uno invierte en ciencia, se genera desarrollo”, explicó Ayerdi.

Esto basado en la experiencia de Costa Rica, que dos años atrás lanzó un CubeSat y en la actualidad cuenta con clúster de industria aeroespacial que ofrece diversidad de productos y talento.

El satélite guatemalteco tuvo varios procesos para su creación./ Foto: UVG.

Componentes del satélite:

  • Su valor de construcción fue de 100 mil dólares.
  • Es de 10 centímetros de diámetro por cada cara del cubo.
  • Se integra por una computadora, un transceptor para transmisión de información.
  • Un control imantado para mantenerlo viendo hacia la tierra.
  • Un sensor óptico integrado por una cámara en blanco y negro, un motor y un carrusel de filtros.

Lea también: Guatemala estrecha lazos con Gobierno de Japón y se alistan para lanzar satélite Quetzal 1