Condenan a narcotraficante Waldemar Lorenzana en EE. UU.

494

A 23 años de prisión fue condenado el líder narcotraficante.

Jarbin Yelmo

Ciudad de Guatemala, 25 feb (AGN).- Estados Unidos condenó al guatemalteco Waldemar Lorenzana Lima a 23 años de cárcel y una multa de más de 50 millones de dólares, por “conspiración internacional para cometer narcotráfico”, informó el Departamento de Justicia de dicha nación.

En un comunicado en su portal digital, el Departamento explicó que Lorenzana Lima se había declarado culpable 18 de agosto de 2014 por el citado delito, relacionado con el tráfico de drogas.

El guatemalteco recibió sentencia por parte del fiscal general adjunto, Brian A. Benczkowski, de la División Criminal del Departamento de Justicia de EE. UU., y la agente especial a cargo, Wendy Woolcock, de la División de Operaciones Especiales de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Como medida accesoria, refiere el comunicado de prensa, el acusado debe pagar de sus propiedades y activos la suma de 50 millones y 949 mil dólares.

Camino a la cárcel

De acuerdo a lo relatado en el informe judicial, Lorenzana Lima admitió en su declaración de culpabilidad que desde marzo de 1996 a noviembre de 2007 integró una organización de narcotráfico que “recibiría, inventariaría y almacenaría grandes cantidades de cocaína de Colombia en sus propiedades en Guatemala, para su eventual importación a México y Estados Unidos”.

El tribunal estimó que el acusado fungió como “organizador o líder” del grupo narcotraficante, según los procedimientos legales.

El 27 de abril de 2010, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC por sus siglas en inglés) sancionó a Lorenzana Lima y sus hijos, Eliu Lorenzana Cordón y Waldemar Lorenzana Cordón, por ser narcotraficantes.

De conformidad con la Ley de Designación Kingpin (para narcotraficantes extranjeros), se aplicó a Waldemar “como resultado de sus importantes roles en el tráfico internacional de narcóticos, sus importantes vínculos con el cártel de Sinaloa y su uso de negocios familiares y explotaciones agrícolas en Guatemala como un frente para ayudar en el traslado hacia el norte de drogas ilegales a través de América Central”.

El proceso, informa el Departamento de Justicia, fue liderado por la Unidad de Investigaciones Bilaterales de la DEA y la oficina correspondiente en Ciudad de Guatemala, con el apoyo del programa de la Fuerza de Trabajo contra el Crimen Organizado.

El Departamento de Justicia expresó su “agradecimiento al Gobierno de Guatemala por su firme compromiso, colaboración y asistencia en la investigación, extradición y enjuiciamiento en este caso”.

Con información de: La Voz de América.