Ministro de Desarrollo: “El Bono Familia está llegando a las manos de los beneficiarios, se garantiza la transparencia”

El Mides inició con la entrega del segundo pago de este programa para asistir durante la emergencia del COVID-19.

0
553
Ministro de Desarrollo, Raúl Romero
El titular del Mides destacó acerca del avance de la ejecución de este programa. Foto: Óscar Dávila.

Ciudad de Guatemala, 21 ago (AGN).- El ministro de Desarrollo Social, Raúl Romero, en entrevista con AGN, detalló los procedimientos que se llevan a cabo en el segundo pago del Fondo Bono Familia, el cual comenzó este viernes.

Se trata de mil quetzales que llegarán a las manos y bolsillos de las familias guatemaltecas, como parte de las acciones del gobierno del presidente Alejandro Giammattei en relación con la emergencia del coronavirus COVID-19.

Ministerio de Desarrollo Social inicia el segundo pago del Fondo Bono Familia

¿Cómo se desarrolla la entrega del segundo pago del Bono Familia?

Nos complace mucho haber iniciado con el traslado del segundo aporte del Bono Familia. Comenzamos con enviar 67 mil tokens a igual número de beneficiarios, para que puedan realizar el cobro.

A partir de este viernes iniciamos con estos ciclos que esperamos agotar en 30 días y terminar con este segundo aporte de mil quetzales que estará llegando a 2 millones 653 mil 200 hogares guatemaltecos. Además de ser una ayuda directa a las familias, también contribuye a la reactivación económica local, así como a la reactivación económica nacional.

El dinero que el Gobierno de la República ha gestionado a través del presidente de la República, Alejandro Giammattei, está llegando de manera directa a los hogares de los beneficiarios de los programas sociales que el Presidente ha establecido.

Bono Familia es uno de los 10 programas sociales que se están ejecutando, de estos 10, 3 son los que coordina el Ministerio de Desarrollo Social: el aporte de dotación de alimentos a un millón de familias; el Bono Familia, que es para 2 millones 653 mil 200 hogares; así como el Bono a la Economía Popular, que apoyó a 100 mil beneficiarios y ha sido agotado en un cien por ciento.

El dinero está llegando al pueblo de Guatemala, está llegando a las personas afectadas por COVID-19 a través de los programas establecidos por el presidente Alejandro Giammattei.

¿Cómo se garantiza la transparencia para la entrega?

La metodología que se usa tanto para la inscripción de los beneficiarios como para el traslado de los aportes se hace con criterios eminentemente técnicos y con tecnología, por ejemplo, el traslado del Bono Familia se hace a través del sistema bancario y financiero del país, a través de 11 bancos del sistema, a través de la red de cajeros automáticos y, también, en los establecimientos que cuentan con POS.

Con esto se evitan aglomeraciones, las personas pueden utilizar el mecanismo que más se les facilita. Esto garantiza la transparencia, porque el dinero no se lo traslada el Ejecutivo a una persona, sino que se deposita a los bancos del sistema para que llegue íntegro a los beneficiarios.

Es importante indicar que se hicieron convenios con los bancos y con VisaNet, para que no se realizaran descuentos al aporte del Bono Familia y que las personas lo recibieran completo.

¿Cuántos ciclos se harán para esta segunda entrega?

Se espera que sean 50 ciclos, igual que en el primer aporte. Analizaremos si podemos disminuirlos, ya que ahora las planillas son más grandes. También hay que considerar que con las experiencias del primer aporte identificamos en conjunto con los bancos que había municipios donde no cuentan con muchas agencias o muchos cajeros.

Los cajeros tienen una capacidad de 500 mil quetzales, es decir, para poder trasladar el aporte a 500 personas. En algunos municipios donde los listados son muy grandes se agota el efectivo del cajero y se satura la agencia bancaria. Nos han pedido que en estos lugares vayamos dosificando la emisión de tokens, lo que significa que no podemos enviar todos el mismo día, ya que saturaríamos la agencia bancaria y el cajero, por lo que se hace en dos o tres ciclos.

¿De qué manera se llevará a cabo el tercer pago, tomando en cuenta la ampliación del padrón de beneficiarios?

Aquí se incrementa el 10 por ciento de casos especiales de hogares que no cuentan con energía eléctrica, quienes podrían ser incorporados como beneficiarios del Bono Familia, esto podría aumentar el padrón.

Esto significa que el tercer aporte tendrá que ser menor a los mil quetzales, porque no alcanzaría para todos los beneficiarios. Se amplió el padrón de beneficiarios, pero el presupuesto sigue siendo el mismo.

Necesitamos el cien por ciento de datos exactos de los hogares incorporados para hacer la división y contar con la cifra exacta.

¿Cómo va el proceso de actualización de datos de los beneficiarios?

Afortunadamente, la mayoría de beneficiarios de Bono Familia colaboró con la actualización de datos. Recuerden que estuvimos insistiendo para que actualizaran sus datos y, afortunadamente, en menos de 20 días, logramos que más de 2 millones y medio de beneficiarios lo realizaran.

Hay todavía un pequeño número que no ha actualizado sus datos, son casos que estamos tratando de identificar por qué no lo han hecho, ya que no podrían estar recibiendo el segundo aporte, pero es una minoría que hay que investigar qué pudo haber sucedido. Por ejemplo, personas que pudieron haber perdido el teléfono, personas que pudieron haberles robado el celular con el que ingresaron sus datos.

¿Cómo quedará la ejecución presupuestaria de los programas sociales manejados por el Mides?

Nos sentimos satisfechos con la ejecución. El Ministerio de Desarrollo Social tuvo que ejecutar en seis meses lo que hubiera sido el presupuesto de cuatro años.

Con Bono Familia estamos llegando casi a un 50 por ciento de ejecución, la dotación de alimentos que fue una ejecución de 350 millones de quetzales, donde fue trasladado el cien por ciento de los recursos al Programa Mundial de Alimento, y en el caso del Bono a la Economía Popular ya se ejecutó el cien por ciento, que fueron 100 millones de quetzales que permitieron ayudar a 100 mil personas.

El dinero que se gestionó para estos programas está llegando a las manos y a los bolsillos de los guatemaltecos, a los hogares guatemaltecos, esto nos satisface profundamente porque es una manera de demostrar la transparencia, la efectividad que el gobierno del presidente Alejandro Gaimmattei está llevando a cabo.

Anteriormente, los programas sociales eran señalados de ser manipulados política y clientelarmente, fueron señalados de que se hacían hasta cobros para trasladar la ayuda de diferentes programas y, en esta ocasión, en el gobierno del presidente Alejandro Giammattei, el dinero llega directamente a la población beneficiaria, no pasa por las manos de un funcionario.

En el caso de Bono Familia, es directo por medio del sistema bancario y financiero del país, lo que garantiza transparencia. En el caso de la dotación de alimentos, se dio el dinero totalmente íntegro al Programa Mundial de Alimentos, que es un organismo internacional con transparencia en el manejo y administración de alimentos, y en el Bono a la Economía Popular, de igual forma, se hizo a través de un banco del sistema donde se entregaron los 100 millones de quetzales de manera íntegra para los 100 mil beneficiarios.

En redes sociales ha circulado información falsa sobre la solicitud de un nuevo préstamo, ¿qué mensaje le da a la población?

Tenemos que estar claros que, lamentablemente, ha habido grupos, ha habido sectores, probablemente con intereses políticos, que tratan de desvirtuar y deslegitimar los programas sociales.

Entendemos que hay grupos que ahora se sienten afectados, ya que hay un gobierno que en seis meses está haciendo lo que muchos de ellos no pudieron hacer cuando gobernaron durante cuatro años. Es decir, solo en el caso de Bono Familia es un programa que está llegando por sí solo a 2 millones 653 mil 200 beneficiarios, lo que históricamente en este país no había ni un solo programa que tuviera esa capacidad de cobertura.

Es decir, ni cuando se unieron todos los programas en gobiernos anteriores pudieron ayudar a tantas personas. Entonces, los ataques y los cuestionamientos son naturales.

Lamentamos que haya personas que en medio de una crisis, en lugar de contribuir y unir esfuerzos para ayudar a la población más afectada por COVID-19, sigan intentando hacer política y campaña en este momento. Este es un momento para que los guatemaltecos nos unamos, tenemos que trabajar en una visión de Estado, unirnos como nación. La población es muy inteligente, se da cuenta y sabe quiénes son y por qué lo están haciendo.

Vea también: 

Ministro de Economía: “La apertura ha sido gradual y responsable”