De niño curioso a científico en el extranjero, Josué Obregón conquista Asia en el campo de la tecnología e inteligencia artificial

0
1763

Lucía Contreras/Foto Carlos Jacinto

Ciudad de Guatemala, 25 jul (AGN).- Cuando Josué era pequeño nunca imaginó que se convertiría en un científico exitoso ni que compartiría sus experiencias con otros profesionales e inspiraría a niños y jóvenes a perseguir una carrera científica.

Sin embargo, a sus 34 años, Josué Obregón es uno de los 32 científicos guatemaltecos que laboran en el extranjero y participan en la Converciencia 2019.

Graduado como ingeniero en Ciencias y Sistemas en la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), con una maestría en Ingeniería Industrial y a punto de obtener su doctorado, Obregón participará en diversas actividades del encuentro científico, entre ellas exposiciones sobre su área profesional: tecnología e inteligencia artificial.

Entre sus éxitos cosechados figuran diversos proyectos de investigación, que incluyen difusión de información en redes sociales, minería de procesos, minería de decisiones, gestión de procesos de negocio y detección de defectos y anomalías en manufacturas utilizando inteligencia artificial.

Todos estos logros han sido alcanzados mientras el científico labora y estudia en la Universidad de Kyung Hee, en Corea del Sur.

La Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) entrevistó al guatemalteco para conocer el origen de su pasión por la tecnología y cómo ha alcanzado el éxito en su campo.

¿Qué le llamó la atención sobre la ciencia y tecnología?

Cuando era niño y me regalaron mi primera computadora, me gustaba mucho abrirla y desarmarla y volverla a armar. Muchas veces la descompuse y la volví a componer sin saber lo que estaba haciendo, pero con el paso del tiempo fui aprendiendo.

Inicialmente me gustó mucho lo que eran las computadoras, por eso estudié ingeniería en sistemas. Siempre he sido muy curioso, pero no pensaba mucho en ciencia, solo en tecnología, pero ya cuando comencé a estudiar en Corea del Sur me gustó mucho la investigación, encontrar formas de resolver problemas, que es un poco por donde va la ingeniería y eso es lo que me gusta de la ciencia.

¿Cómo fue su formación académica desde niño?

Yo vivía solo con mi mamá y ella tenía que trabajar. Prácticamente nosotros nos quedábamos solos con mis hermanos en la casa y teníamos que hacer las tareas porque sabíamos que cuando ella regresara las iba a revisar. Hacía la tarea por autodeterminación y porque si no la hacía mi mamá me regañaba. Cuando pasé a los básicos, ya traía esa disciplina. Cuando comencé la universidad también comencé a trabajar para ayudar a mi mamá. Trabajaba los fines de semana para poder pagar mis estudios, aunque la Usac es más barata que las demás, aún tenía que comprar libros y fotocopias.

¿Qué apoyo ha tenido de su familia?

Mi mamá siempre me ha apoyado a mí y a mis tres hermanos. Ella viene de una familia de nueve hermanos y ninguno de ellos estudió. Ella fue la única que decidió seguir estudiando en la universidad, pero no pudo graduarse. Por eso siempre nos inculcaba que teníamos que estudiar en la universidad y aspirar a más.

¿Cómo fue su experiencia cursando la carrera de Ingeniería en Sistemas?

Es difícil, hay muchos cursos que son bastante complicados, la verdad me fue relativamente bien. Una de las experiencias más bonitas que tuve en mi vida fue cuando me gradué de ingeniero porque siempre había querido ser ingeniero en sistemas de la Usac, desde que era niño.

¿Qué fue lo que lo llevó hasta Corea del Sur?

Cuando yo me gradué de ingeniero, lo que yo quería hacer era vivir afuera y estudiar al mismo tiempo. Entonces empecé a buscar opciones y originalmente yo me quería ir a Francia, pero para estudiar en Francia tenía que tener un certificado del lenguaje y para sacar ese certificado tenía que esperar un año y luego aplicaba a la beca y si me la daban tenía que esperar otro año. Entonces comencé a ver otras opciones y estaba la opción de ir a Corea del Sur. Varias personas que estudiaron conmigo en la Usac ya estaban allí, haciendo su maestría, entonces me recomendaron que continuara estudiando en la universidad coreana. Realicé una entrevista para aplicar a la beca, me aceptaron y me fui para allá.

¿Es la primera vez que participa en Converciencia?, ¿cómo supo de este evento?

Yo sabía que existía Converciencia, pero tengo una amiga que trabaja en Senacyt (Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología) y ella me comentaba deConverciencia. Como solo he cursado la maestría y no un doctorado, pensé que no podía aplicar, pero ella me dijo que sí podía, así que lo hice.

Además, yo estaba leyendo un libro que me gustó mucho, que era sobre inteligencia artificial y tenía ganas de exponer acerca de eso, entonces hice mi propuesta para participar en Converciencia en el tema de inteligencia artificial y me aceptaron.

¿Qué es lo que planea llevarse de Converciencia 2019?

Es la primera vez que vengo a Guatemala después de estar siete años y medio en Corea del Sur. Es la primera vez que ofrezco una conferencia en español sobre lo que he aprendido en el extranjero. Además, quiero dejarles una semilla a mis compatriotas universitarios para que se involucren en la tecnología y en lo digital y que sueñen con estudiar en otros países porque sí se puede.

Para saber más de Converciencia 2019: https://converciencia.senacyt.gob.gt/portal/

lc/mm/dm