Censo Nacional 2018: “La controversia parece incómoda, pero la población está conociendo sus datos”, Bay (CEPAL)

0
1206

Jenniffer Marroquín/ Fotografía: William Meoño

Ciudad de Guatemala, 6 dic (AGN).- Guiomar Bay, oficial de asuntos de población de Celade y de CEPAL, aseguró hoy en una entrevista con la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) que la controversia generada por los datos revelados en el XII Censo Nacional de Población y VII de Vivienda “parece incómoda”, sin embargo, explica que la población está conociendo sus datos y teniendo acceso a la información.

Bay es oficial de asuntos de población del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) e integrante de la división de población de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La experta trabajó en las estimaciones y proyecciones de población elaboradas en el 2004, visitó el país en varias oportunidades entre el 2015 y 2016 con el objetivo de desarrollar una metodología para elaborar estimaciones y proyecciones de población por edades simples y años calendario para armonizar las estimaciones de mortalidad en la niñez del país con el Grupo Interagencial liderado por UNICEF.

¿Cómo fue el acompañamiento brindado al Instituto Nacional de Estadística (INE)?

En las fases que se pudo acompañar, lo hicimos en etapa de cartografía, definición de la boleta censal, preguntas incluidas y, más que todo, donde se trabajó muy cerca del INE fue en la elaboración de las bases censales.

¿Cuál es la importancia de este levantamiento de datos?

La recomendación de las Naciones Unidas es que se realice cada 10 años y su importancia radica en que, obviamente, necesitamos conocer a las personas y las características que residen dentro de un país. Justamente por la complejidad de esta operación no se puede hacer frecuentemente.

Se habla mucho de omisión censal y de los resultados del conteo de personas, pero el censo es mucho más, pues existe una batería de información que se recolecta y uno puede conocer las características según cierto territorio, sexo, pertenencia étnica y otras.

¿Qué tan importante es para Guatemala contar con estos datos?

La principal importancia es conocer las principales características de la población de Guatemala. Los países de Centroamérica están muy afectados por los factores migratorios, y medir la migración es muy importante, pero muy difícil, porque como uno dice, se nace y se muere una vez en la vida, pero migrar lo puede hacer varias veces o nunca hacerlo. Es muy difícil cuantificar los movimientos migratorios.

¿Cómo afecta la característica de la migración en los datos?

Uno revisa la dinámica demográfica, en la que se incluyen las estimaciones de omisión censal y de ahí parten las proyecciones de población. Para hacerla se elabora una hipótesis de cómo se ha evaluado la fecundidad, mortalidad y migración. Las primeras dos uno sabe más o menos hacia dónde van, se hacen más lentas o cambias, mientras que con la migración no se tiene un factor que la influya y solo se hacen hipótesis conservadoras. Los saltos migratorios pueden disminuir, tendiendo a cero en algún momento, esto significa que está en equilibrio, pero no significa que no existan movimientos migratorios, pero habrá un equilibrio entre la gente que sale y la que entra.

¿Qué proyecciones se tienen para Guatemala?

Lo que hacemos es una proyección de la tendencia y recomendamos (al país) que no esperen tanto tiempo para actualizar las proyecciones de población. Por ejemplo, en el 2020, México hará su censo, al igual que Estados Unidos, y esos son los países principales de destino de las personas que salen de Guatemala. La información que nos brinden sus censos a lo mejor nos hace actualizar las proyecciones que estamos elaborando, por justamente las hipótesis de los saltos migratorios.

¿Qué deben hacer los países cuando se conocen todos los datos?

La recomendación es que siempre se debe hacer una revisión de las proyecciones con más frecuencia. Los institutos de estadísticas deben tener en su plan de trabajo monitoreo y actualización de las proyecciones, independientemente de si se realizan o no censos.

¿Cómo explicar los resultados y las proyecciones que crearon cierta controversia?

La controversia parece incómoda, pero me dio mucho gusto porque significa que la población está conociendo sus datos y teniendo acceso a la información. Cuando se hicieron los censos de 2002 y los censos del 90 en la región, no teníamos ese tipo de cuestionamientos, porque la gente no tenía el acceso a los datos, solo quienes tenían especialidades.

Pero esta diferencia de datos, ¿resta credibilidad?

Un ejercicio que se hace siempre, porque muchas veces se dice que el censo contó tanto y que la proyección estaba mala. No hay proyección mala, lo que hay son supuestos que no se cumplieron. El proceso de la población es dinámico, saber cuántos son es imposible, pero uno hace el ejercicio para conocer las diferencias. Tener la información disponible es mejor que no tenerla.

¿Cómo ha avanzado la conciliación de datos?

Estamos en las etapas finales de hacer el proceso de conciliación demográfico. La curiosidad es saber cuánta gente faltó por incluir, pero es una estimación nada más. Pero lo mejor de todo esto es actualizar la dinámica demográfica, y generar tablas de mortalidad, cuánto se ha reducido la mortalidad infantil o los descensos por violencia, porque eso debe ser atendido por los gobiernos.

AGN jm/ip/dm